aldeasabandonadas.com

LA WEB CON LA OFERTA INMOBILIARIA MÁS ESPECIALIZADA

watch

Inicio > Noticias-Prensa > Patrimonio de lujo a la venta, los pazos se mueven, Aldeasabandonadas.com - La Voz de Galicia

Patrimonio de lujo a la venta, los pazos se mueven, Aldeasabandonadas.com - La Voz de Galicia

pazos_hoy

 

 

Los pazos se mueven
LA CRISIS HA DISPARADO LA OFERTA DE PAZOS Y CASONAS RURALES EN GALICIA, POR EL ALTO COSTE DE MANTENIMIENTO DE ESTOS EDIFICIOS QUE ENRIQUECEN EL PATRIMONIO COMÚN Y COMO TAL ESTÁN SUJETOS A TUTELA PÚBLICA. PERO TAMBIÉN CRECE LA DEMANDA DE PARTE DE SOCIEDADES O DE INVERSORES DE ALTO PODER ADQUISITIVO. Y MUCHOS OTROS, HABITADOS POR SUS PROPIETARIOS, ABREN SUS PUERTAS PARA BODAS Y BANQUETES
Por Juan Carlos Martínez + foto de Marcos Míguez
Cuando Jane Austen describe el modesto pazo de Longbourn, donde viven las protagonistas de Orgullo y prejuicio, se limita a decir que se trata «de una hacienda de dos mil libras al año». Cambiando el té de las señoritas inglesas por el cho- colate o la cascarilla, así se concebían también los pazos gallegos: como una unidad económica. Galicia salió de la Edad Media como un territorio pro- piedad de la nobleza y de la Iglesia. A partir del siglo XIII comenzaron a surgir por todo aquel reino inten- samente poblado las casas de una hidalguía intermediaria de los grandes terratenientes. A mediados del siglo XVII, según Pegerto Saavedra, mora- ban en Galicia 6.500 familias hidalgas, casi todas con su propio pazo.
La función de los hidalgos pacegos era recaudar las plusvalías del trabajo agrícola, sobre todo mediante el sis- tema de foros. La revolución indus- trial y la reforma agraria liberal de mediados del siglo XIX pusieron fin al sistema. Pardo Bazán, Valle-Inclán y Otero Pedrayo vivieron en pazos e inscriben parte de su obra en esas grandes casas, pero en todos ellos, como escribió el profesor Domín- guez Castro, la literatura de los pazos
«va casi siempre unida al hecho de su declive institucional, al fin de la raza de sus dueños,
a la ruina, soledad y
desprendiendo de ellos debido, sobre todo, a los altos costes de manteni- miento, y las han adquirido empre- sarios, constructores, médicos y altos ejecutivos de empresas financieras, industriales o de la distribución, si se trata de darles uso residencial, o socie- dades mercantiles, para abrirlos al público como restaurantes u hoteles.
FALTA DE LIQUIDEZ
La crisis ha multiplicado la oferta. En Internet se anuncian cerca de un cen- tenar de pazos y casonas rurales, con precios que oscilan entre los 80.000 euros y los 4 millones. Elvira Fafián, gallega y directiva de aldeasabando- nadas.com, la inmobiliaria líder de España en este tipo de propiedades, explica que su catálogo ha crecido por problemas de falta de liquidez de los propietarios, herencias excesiva- mente atomizadas, falta de acuerdo entre condominios, altos costes de mantenimiento y otros motivos fami- liares. Pero también crece la demanda; ensuempresa,enun17%enloque llevamos de año frente al 2012. Sus datos se refieren a toda España, y en ese marco un 75 % de los compradores son extranjeros, «mayoritariamente (dos tercios) para uso y disfrute per- sonal de familias de alto poder adqui- sitivo que desean salir de la ansiedad de vivir en las grandes ciudades». Los pazos en venta están en su mayoría vacíos, salvo por los caseros que las
o Casasgalicia. Destaca entre ellas el pazo de Sistallo, en Cospeito, consi- derado en muchas listas el más bello de Galicia. Otra oferta monumental es el castillo del Cardenal, en Corcu- bión, gemelo del castillo del Príncipe, en la orilla opuesta del seno de Cee y Corcubión y que también fue ven- dido hace pocos años. En Vimianzo se venden las torres de Cereixo, con casi 80 metros de linde con el mar en la ría de Camariñas, y el artístico pazo de Trasariz, en el mismo núcleo urbano. El pazo de Casal Novo, en
como la hostelera, está ayudando a reasentar población en el medio rural. Grato Amor Moreno, vicepre- sidente de la asociación Amigos de los Pazos, cree que los pazos están «en muchísimo mejor estado hoy que hace cuarenta años, y eso se debe a su versatilidad, a que se adaptan perfec- tamente a los nuevos tiempos». Amor interpreta que la nueva vía se abrió con el soporte que el Gobierno de Manuel Fraga ofreció al turismo rural, a propuesta, entre otros, de Amigos de los Pazos, que le pusieron como
abandono». Cuenta elperiodista y compañero Pepe Ameixeiras que,
hace ahora unos treinta
años, un hidalgo coruñés, habitante del pazo de sus ancestros, tuvo
que llevar su coche a un taller. El mecánico le
dio el presupuesto: mil pesetas. «¿Mil pesetas? —respondió el propietario— ¡Pero eso es carísimo! ¡No sabe usted lo difícil que es vivir de rentas!».
La realidad es que los habitantes de los pazos ya no viven de rentas, al menos no de rentas agrarias. Desde hace años las viejas familias se han ido
La oferta se dispara a causa
Caldas de Reis, es una obra monumen- tal del siglo XVI en perfecto estado de conservación, como ocurre con el de San Bieito, en O Salnés, dotado de seis hectáreas de parque. En la provincia de Ourense destacan el de Esposende, en Ribadavia, ya en plena explotación como casa de turismo rural, o el de Sandiás, muy cerca de Xinzo de Limia.
ABRIRLOS AL PÚBLICO
Lejos de observar esta abultada oferta como una pérdida, los expertos la ven con optimismo. Juan María García Otero, exdirector de la revista Res- tauro, cree que mantenerlos sería imposible si solo se contara con los recursos de los propietarios privados. En su día luchó por la correcta apli- cación del 1 % de su presupuesto que el Ministerio de Fomento destinaba al patrimonio cultural, pero admite que con la actual escasez de recur- sos recuperar inversiones directas es imposible. La alternativa de abrirlos al público le parece la más realista y efectiva. «Algunos pazos incluso han recuperado, siglos después, la finali- dad agropecuaria con que se crearon, al dedicarse ahora a la explotación vitivinícola». Y esta dedicación, dice,
o los de Lourizán y de Gandarón en Pontevedra, o que tienen uso público, como los de las diputaciones: Mariñán, San Marcos, Vilamarín, Soutomaior. Grandes pazos aún en manos de la nobleza, como el de Oca, admiten visitas determinados días a cambio de una cuota de entrada. En las últi- mas fechas, muchos de los cruceris- tas que desembarcan en Vigo vienen con rutas presideñadas de visitas a explotaciones vitivinícolas ubicadas en pazos. En Japón, los aficionados manejan también guías de las planta- ciones pacegas de camelias. La mayo- ría de los adquiridos en los últimos tiempos ofrecen servicio de banque- tes mediante empresas de cátering o se han convertido en establecimientos de hostelería o restauración, como el pazo de Cea, en Nigrán, donde vivió la escritora y académica Elena Quiroga.
Los pazos se venden, pero a la vez abren sus puertas para que un público cada vez más numerosos pueda dis- frutar de la paz, la belleza y la tradi- ción que se respira en esos pequeños palacios de nuestro mundo rural, «el más rico de España —concluye Grato Amor— en patrimonio, sobre todo en arquitectura popular».
Los pazos se mueven, La voz de Galicia , 3 de Noviembre dek 2013
LA CRISIS HA DISPARADO LA OFERTA DE PAZOS Y CASONAS RURALES EN GALICIA, POR EL ALTO COSTE DE MANTENIMIENTO DE ESTOS EDIFICIOS QUE ENRIQUECEN EL PATRIMONIO COMÚN Y COMO TAL ESTÁN SUJETOS A TUTELA PÚBLICA. PERO TAMBIÉN CRECE LA DEMANDA DE PARTE DE SOCIEDADES O DE INVERSORES DE ALTO PODER ADQUISITIVO. Y MUCHOS OTROS, HABITADOS POR SUS PROPIETARIOS, ABREN SUS PUERTAS PARA BODAS Y BANQUETES
Por Juan Carlos Martínez + foto de Marcos Míguez
Cuando Jane Austen describe el modesto pazo de Longbourn, donde viven las protagonistas de Orgullo y prejuicio, se limita a decir que se trata «de una hacienda de dos mil libras al año». Cambiando el té de las señoritas inglesas por el cho- colate o la cascarilla, así se concebían también los pazos gallegos: como una unidad económica. Galicia salió de la Edad Media como un territorio pro- piedad de la nobleza y de la Iglesia. A partir del siglo XIII comenzaron a surgir por todo aquel reino inten- samente poblado las casas de una hidalguía intermediaria de los grandes terratenientes. A mediados del siglo XVII, según Pegerto Saavedra, mora- ban en Galicia 6.500 familias hidalgas, casi todas con su propio pazo.
La función de los hidalgos pacegos era recaudar las plusvalías del trabajo agrícola, sobre todo mediante el sis- tema de foros. La revolución indus- trial y la reforma agraria liberal de mediados del siglo XIX pusieron fin al sistema. Pardo Bazán, Valle-Inclán y Otero Pedrayo vivieron en pazos e inscriben parte de su obra en esas grandes casas, pero en todos ellos, como escribió el profesor Domín- guez Castro, la literatura de los pazos
«va casi siempre unida al hecho de su declive institucional, al fin de la raza de sus dueños,
a la ruina, soledad y
desprendiendo de ellos debido, sobre todo, a los altos costes de manteni- miento, y las han adquirido empre- sarios, constructores, médicos y altos ejecutivos de empresas financieras, industriales o de la distribución, si se trata de darles uso residencial, o socie- dades mercantiles, para abrirlos al público como restaurantes u hoteles.
FALTA DE LIQUIDEZ
La crisis ha multiplicado la oferta. En Internet se anuncian cerca de un cen- tenar de pazos y casonas rurales, con precios que oscilan entre los 80.000 euros y los 4 millones.
Elvira Fafián, gallega y directiva de aldeasabandonadas.com ,  la inmobiliaria líder de España en este tipo de propiedades, explica que su catálogo ha crecido por problemas de falta de liquidez de los propietarios, herencias excesiva- mente atomizadas, falta de acuerdo entre condominios, altos costes de mantenimiento y otros motivos fami- liares. Pero también crece la demanda; en su empresa,en un17% en lo que llevamos de año frente al 2012. Sus datos se refieren a toda España, y en ese marco un 75 % de los compradores son extranjeros, «mayoritariamente (dos tercios) para uso y disfrute per- sonal de familias de alto poder adqui- sitivo que desean salir de la ansiedad de vivir en las grandes ciudades». Los pazos en venta están en su mayoría vacíos, salvo por los caseros que las habitan.
Destaca entre ellas el pazo de  Cospeito, considerado en muchas listas el más bello de Galicia. Otra oferta monumental es el castillo del Cardenal, en Corcubión, gemelo del castillo del Príncipe, en la orilla opuesta del seno de Cee y Corcubión y que también fue ven- dido hace pocos años. En Vimianzo se venden las torres de Cereixo, con casi 80 metros de linde con el mar en la ría de Camariñas, y el artístico pazo de Trasariz, en el mismo núcleo urbano. El pazo de Casal Novo, en
como la hostelera, está ayudando a reasentar población en el medio rural. Grato Amor Moreno, vicepre- sidente de la asociación Amigos de los Pazos, cree que los pazos están «en muchísimo mejor estado hoy que hace cuarenta años, y eso se debe a su versatilidad, a que se adaptan perfec- tamente a los nuevos tiempos». Amor interpreta que la nueva vía se abrió con el soporte que el Gobierno de Manuel Fraga ofreció al turismo rural, a propuesta, entre otros, de Amigos de los Pazos, que le pusieron como
abandono». Cuenta elperiodista y compañero Pepe Ameixeiras que,
hace ahora unos treinta
años, un hidalgo coruñés, habitante del pazo de sus ancestros, tuvo
que llevar su coche a un taller. El mecánico le
dio el presupuesto: mil pesetas. «¿Mil pesetas? —respondió el propietario— ¡Pero eso es carísimo! ¡No sabe usted lo difícil que es vivir de rentas!».
La realidad es que los habitantes de los pazos ya no viven de rentas, al menos no de rentas agrarias. Desde hace años las viejas familias se han ido
La oferta se dispara a causa
Caldas de Reis, es una obra monumen- tal del siglo XVI en perfecto estado de conservación, como ocurre con el de San Bieito, en O Salnés, dotado de seis hectáreas de parque. En la provincia de Ourense destacan el de Esposende, en Ribadavia, ya en plena explotación como casa de turismo rural, o el de Sandiás, muy cerca de Xinzo de Limia.
ABRIRLOS AL PÚBLICO
Lejos de observar esta abultada oferta como una pérdida, los expertos la ven con optimismo. Juan María García Otero, exdirector de la revista Res- tauro, cree que mantenerlos sería imposible si solo se contara con los recursos de los propietarios privados. En su día luchó por la correcta apli- cación del 1 % de su presupuesto que el Ministerio de Fomento destinaba al patrimonio cultural, pero admite que con la actual escasez de recursos recuperar inversiones directas es imposible. La alternativa de abrirlos al público le parece la más realista y efectiva. «Algunos pazos incluso han recuperado, siglos después, la finali- dad agropecuaria con que se crearon, al dedicarse ahora a la explotación vitivinícola». Y esta dedicación, dice,
o los de Lourizán y de Gandarón en Pontevedra, o que tienen uso público, como los de las diputaciones: Mariñán, San Marcos, Vilamarín, Soutomaior. Grandes pazos aún en manos de la nobleza, como el de Oca, admiten visitas determinados días a cambio de una cuota de entrada. En las últi- mas fechas, muchos de los cruceris- tas que desembarcan en Vigo vienen con rutas presideñadas de visitas a explotaciones vitivinícolas ubicadas en pazos. En Japón, los aficionados manejan también guías de las planta- ciones pacegas de camelias. La mayo- ría de los adquiridos en los últimos tiempos ofrecen servicio de banque- tes mediante empresas de cátering o se han convertido en establecimientos de hostelería o restauración, como el pazo de Cea, en Nigrán, donde vivió la escritora y académica Elena Quiroga.
Los pazos se venden, pero a la vez abren sus puertas para que un público cada vez más numerosos pueda dis- frutar de la paz, la belleza y la tradición que se respira en esos pequeños palacios de nuestro mundo rural, «el más rico de España —concluye Grato Amor— en patrimonio, sobre todo en arquitectura popular».

 

 

 

 

 

Inmobiliria Lider

1º web de España, con más presencia Internacional.

Maqueda_10

Casalujointerior18-12

Bodegatoneles18-12

Aldeaasturiasaereo18-12

 

 

 

Valoraciones Inmobiliarias

Tasaciones inmobiliarias gratuitas para propietarios exclusivos:

Valoracionesinmo17-11

arquitecto16-12

_______________________

Reserva Propiedad Online

FOTOALDEASORDENADOR20-04

Golden Visa

Requests information

BOE

Goldenvisa18-12

 

¿Quién está en línea?

Tenemos 71 invitados conectado(s)

Contacto

Aldeasabandonadas.com

Email: info@sacapartido.com

Telef : 902070411

La web Inmobiliaria exclusiva Nº

uno18-2

Ranking Alexa/Company Amazon

 

 

Gestión de Propiedades

Servicios exclusivos personalizados

Empresas, negocios y particulares

Fotovoltaicaplanta20-04

_________________________

En defensa del coche clásico

bmw-clasico20-04

_____________________

FOTOS SELECCIONADAS :

Seguimos trabajando para ti

Teletrabajo

FOTOELVIORDENADOR20-4

_______________________

Anafoto20-06

Elvihuerto20-05

AEMET20-04

amazon18-2

Logo_Casas_Rurales_Teixois_Taramundi_Asturias

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Casas rurales

casas_rurales_m Casas rurales de ensueño para vivir todo el año o cuándo lo desee, disponemos de más de 2.000 propiedades para Ud, Nos encargamos de todo, INFORMESE

Asesoramiento

asesoramiento_m No se preocupe por nada, nosotros le asesoraremos en todo lo que precise, Infómese servicios exclusivos Cliente PREMIUM

Para los inversores

inversores_m Disponemos de bodegas, Casas rurales en servicio, Hoteles con encanto y negocios. Asesoramiento legal, fiscal y consultoría.

Cerca de la costa

cerca_de_la_costa_m Aldeas y casas al lado o cercanas a la costa, para disfrutar en todas las épocas del año. Le organizamos las visitas y rutas.